GeoBierzo 2019

GeoBierzo 2019
Crinoideos: equinodermos representativos de los mares devónicos.

lunes, 12 de agosto de 2019

UN PASEO POR UN BOSQUE DEL CARBONÍFERO: el jardín Botánico de La Universidad Laboral de Gijón

Hacía tiempo que no sentía la sensación de adentrarme en una selva de helechos arborescentes...Tenía la impresión de volver de nuevo al vivero de Ciuden en Pobladura de Las Regueras en El Bierzo, donde pude comprobar cómo se siembran y se reproducen.
Al entrar en el Jardín Botánico de La Universidad Laboral de Gijón, lentamente nos vamos introduciendo en un bosque de robles muy viejos en cuya base crece un sotobosque de ambiente húmedo...


Es el mundo de los helechos arborescentes, como las Cyatheas...


Algunas nos muestran detalles de cómo se forman los frondes...


Tambiém podemos observar elementos fructíferos similares a los que se encuentran fosilizados...


En esta Cyathea, especie superviviente análoga a lasespecies fósiles del Carbonífero, podemos analizar las cicatrices foliares de la corteza, que quedan tras la caída de los viejos frondes... que nos recuerdan a las cicatrices de Lepidodendron y Sigillaria.

Los helechos arborescentes exhiben un abanico de frondes que se abren formando unas elegantes copas, de gran poder ornamental....

Otras especies alcanzan menores portes, pero mantienen las características de estos fósiles vivientes...

Pero en este botánico también encontramos, en las riberas de los arroyos, a los actuales descendientes de los Calamites, las colas de caballo (Equisetales):


En estos entornos ricos en agua, necesaria para la reproducción de los helechos, también crecen otras especies de helecho, como las lenguas de ciervo...
 

Sin embargo la imponente silueta de los Dicksonites domina el jardín, atrayendo las miradas por la elegancia de sus frondes...

Es muy curioso y original el entorno en el que se han plantado los helechos arborescentes: toda una comunidad instalada en un parque infantil, que consiste en un tobogán en forma de dragón con partes subterráneas.... un mundo vegetal que complementa al dragón y nos teletransporta millones de años atrás.... Un mundo en el que no pueden faltar las libélulas gigantes....

Sin duda es un paseo que, a todos los que apreciamos los fósiles y, en especial, los helechos del Carbonífero, nos ayuda a viajar al pasado...


Es una visita en la que podréis haceros una idea de cómo eran los helechos arborescentes dignamente representados por estos parientes que son auténticas reliquias vivientes....
Para acabar, un pequeño museo sobre la figura de Linneo, perfecto para completar n
uestra visita ...
 rodeado de una laguna.