GeoBierzo 2019

GeoBierzo 2019
EL CÁMBRICO CHINO: un paraíso de perfecta conservación y nuevos fósiles.

LA SECCIÓN DE FÉLIX: INFORMES PALEO

En esta sección, un entusiasta de la Paleo, Félix Collantes, nos hablará de algunos aspectos no tan conocidos de los fósiles más conocidos. Su conocimiento del Devónico palentino y leonés sin duda aportará datos relevantes sobre este rico y poco conocido mundo.


"Pelotones" de Trilobites


No es fácil encontrar acumulaciones de trilobites fosilizadas, para que esto suceda se tienen que dar unas condiciones muy especiales de mortalidad sincrónica y un rápido enterramiento. Si además esas acumulaciones son en formas de colas o filas se requiere para su preservación que no haya alteración del fondo marino.
Se publicó en 2017 un estudio sobre las causas del curioso comportamiento colectivo de algunos trilobites que aparecen en acumulaciones fósiles formando colas. Dicho estudio llega a la conclusión de que dicho comportamiento es debido, al igual que un pelotón ciclista, a la necesidad de ahorro de energía en los desplazamientos, en este caso posiblemente movimientos de migración. Y calculan el posible ahorro de energía de hasta un 62% en este tipo de desplazamiento de los trilobites.
Al igual que en el pelotón ciclista, una marcha lenta supondría acumulación de individuos, y a medida que la velocidad aumenta se formaría una fila larga, estirada. Se produciría igualmente relevos en los lugares de cabeza debido al agotamiento de los líderes, y esto permitiría mantener altas velocidades en desplazamientos largos.
El grupo de la foto no parece ajustarse a las características descritas para este tipo de “pelotones”, ya que no todos los trilobites aparecen en fila y orientados en la misma dirección, sino que aparecen algunos invertidos, y otros incompletos que podrían ser mudas. Algunos autores piensan que ese tipo de acumulación podría darse en madrigueras, donde los trilobites se agruparían con el fin de protegerse mutuamente durante periodos de reproducción o muda.

Referencias :
CHATTERTON, B.D.E. and FORTEY, R.A. 2008. Linear clusters of articulated trilobites from Lower Ordovician (Arenig) strata at Bini Tinzoulin, north of Zagora, southern Morocco. Advances in trilobite research. Cuadernos del Museo Geominero, 9, 73-77.
Hugh Trenchard, Carlton Brett & Matjaz Perc. 2017. Trilobite “pelotons”: Possible hydrodynamic drag effects between leading and following trilobites in trilobite queues. Paleontology, Vol. 60, Issue 4, 557-569


      Trilobites Agerina. Ordovícico. Formación FezouataZagora. Marruecos.



Interacciones Planta-Insecto y Planta-hongos. Parasistismo.

Sobre los yacimientos carboníferos de la cuenca de la Magdalena existen numerosos trabajos sobre su flora, pero son muy escasos los relacionados con otro tipo de fósiles, debido a la escasez de restos, si bien hay algunos trabajos de M. P. Castro y  R.H. Wagner sobre restos de artrópodos, insectos, y las interacciones entre plantas e insectos.

Castro en su trabajo de 1977 presenta y documenta diferentes tipos de actividad biológica presente en la flora fósil de estos yacimientos, tales como casos de herbivorismo, parasitismo y adherencia al sustrato.

Así,  cita en relación al parasitismo que ciertos vegetales fueron victimas de la colonización por hongos, y algunos especimenes presentan numerosas y pequeñas póstulas distribuidas de forma irregular sobre la superficie de las pinnulas. Haciendo hincapié de que si bien su presencia se da en diversas especies,  es mucho más abundante en ejemplares de Dicksonites plueckenetti.

En la revisión de mi colección de flora he podido comprobar como hecho cierto esto último, al encontrar algunos ejemplares con posible colonización de hongos, ejemplares en su mayoría pertenecientes a Dicksonites plueckenetti.



Fig. 1.  Lesiones producidas por hongos sobre la superficie de las pínnulas.


El desarrollo de un trilobites.
No es difícil encontrar un fósil de un trilobites, según de la zona de donde seas has podido encontrar algún resto,  y casi todo el mundo ha visto alguna vez alguno fósil, ya que algunas especies son muy abundantes y están en muchos puestos de venta de mercadillos. Esos fósiles pertenecen a trilobites en su edad adulta.
Los  trilobites pasan por unas fases de crecimiento que también van dejando fósiles,  aunque no es fácil encontrar y ver estos restos, en muchos casos milimétricos.
Los trilobites antes de su madurez pasan por tres fases:
-Protaspis. Un estadio larvario y simple.
-Meraspis, con la aparición de los segmentos torácicos
-Holaspis, un estadio que podríamos definir como “juvenil” en el que el trilobites aumenta de tamaño hasta su estado adulto.
En el Cámbrico de León no son raros los fósiles de protaspis de trilobites, aunque no es fácil su percepción debido a que  su tamaño está en torno a un milímetro.
 

Fig. 1.-Protaspis de trilobites.una de las primeros estadios en el desarrollo de un trilobite, en el que carece de segmentos artículados.. Cámbrico de León. España.


Las mudas de Phacops.



El exoesqueleto de los trilobites es duro e inflexible y debe ser mudado para poder crecer y aumentar de tamaño. Los trilobites realizan la muda de una sóla vez, (ecdisis). Las suturas en la unión del cefalón con el torax jugaron un papel importante en la muda  de los Phacops, siendo la principal línea de ecdisis en estos trilobites. El animal empujaba el cefalón forzando por la línea de sutura la ruptura del exoesqueto, separándo el cefalón del torax-pigidio, entonces el animal se desplazaba hacia delante empujando el cefalón y dejando atrás el Torax-pigidio.
La muda del exoesqueleto desechado (exuviae) queda entonces abandonada en dos partes, por un lado el cefalón y por otro el torax-pigidio.